Productos financieros de crédito y sus característicasPedir dinero a crédito puede lograrse de muchas formas distintas. Las entidades financieras disponen de fórmulas distintas dependiendo de qué uso se vaya a dar al dinero y de las circunstancias de quien lo solicita. Para conocer de forma rápida cuales son los principales productos financieros que existen en el mercado, aquí va una rápida recopilación de las distintas modalidades de crédito

Créditos hipotecarios– Son créditos de una cuantía elevada que se conceden para la adquisición de un inmueble, y que tienen dicho inmueble como garantía. Lo normal es que tengan un interés bajo y su devolución sea a muy largo plazo, entre 15 y 30 años.

Créditos al consumo– Son un tipo de préstamos personales que se conceden para un fin muy concreto: unas vacaciones, la adquisición de un coche, una reforma del hogar. Normalmente se devuelven en un plazo que oscila entre 3 y 5 años, y tienen un interés más elevado que los hipotecarios.

Microcréditos– Son otro tipo de préstamos personales, pero en este caso, con una devolución a 30 días, sin necesidad de especificar a qué se va a destinar el dinero, y con unas cantidades modestas, que no suelen superar los 300 euros. El interés es más elevado que en los dos casos anteriores.

Créditos con garantía – El crédito se concede en base a una garantía que la persona deja en depósito. Puede ser un objeto, un vehículo, etc. Una vez el crédito se reintegra, se recupera el bien que se aportó como garantía.

Tarjetas de crédito– El banco concede un límite de crédito del que se puede hacer uso mediante la utilización de una tarjeta física. El importe se va devolviendo mensualmente, bien abonando la cantidad que se haya gastado ese mes, o a través de cuotas.

Productos financieros de crédito y sus característicasReunificación de deudas– Es la concesión de un crédito que se realiza con la idea de unificar todos los pagos en uno sólo, de menor cuantía que el total de lo que suman las diferentes cuotas a las que se está haciendo frente.

Como puede comprobarse, son productos que difieren notablemente unos de otros en sus objetivos y características, y que en algunos casos son fáciles de conseguir, mientras que en otros, resulta prácticamente imposible si no se cumplen una serie de requisitos bastante exigentes.