Cuando recurrir a un mini créditoEn ocasiones, es posible que, aun teniendo una solvencia económica más o menos estable, nos veamos en una situación difícil que haya requerido de gastos imprevistos, poniéndonos en la difícil situación de buscar ayuda sin saber exactamente a dónde ir por ella. Dependiendo de cuál sea nuestra situación y con qué presupuesto contemos, es probable que sea conveniente acudir a un mini crédito, pero… ¿Cómo saber si es esta la solución apropiada?, examinemos los siguientes aspectos para analizar tal decisión;

  • Si se tiene una multa y debe cancelarse en menos de un mes, pero no se tiene la liquidez suficiente para realizar tal pago; en estos casos, para obtener la reducción del 50% del importe de la multa, será conveniente acudir a un mini crédito para solventar la deuda.
  • Si tenemos uno o varios pagos domiciliados a nuestra cuenta corriente pero, no poseemos dinero en la misma, es conveniente entonces solicitar un mini crédito para solventar la situación prontamente, debido a que, la penalización a recibir, muy probablemente será superior a la deuda que adquiriremos con el préstamo.
  • Si tenemos una deuda inmediata y estamos a la espera de un pago con el cual cancelar tal deuda pero, éste se retrasa, en tales casos puede ser conveniente el minicrédito, porque sabemos que será liquidado prontamente al recibir el dinero que esperamos, lo idea es no retrasarnos, para evitar manchar nuestra reputación financiera.

Por otra parte, aunque los casos ya mencionados pueden ser oportunos para solicitar minicréditos rápidos también debemos tener cuidado para saber identificar cuando no lo son, es importante analizar por ende, muy bien, tal pertinencia, a continuación algunos casos en los que no sería conveniente hacer la solicitud de un microcrédito;

  • Si el minicrédito pretende pagar otro minicrédito previo, en tales ocasiones, podemos estar aumentando una deuda o postergándola de manera impagable, la idea es poder hacer pagos reales que vayan permitiéndonos salir de los compromisos económicos de manera efectiva. Si vamos simplemente añadiendo nuevas deudas iguales o de mayor envergadura, probablemente comprometamos nuestra solvencia financiera, lo que perjudicará nuestra reputación y posibles solicitudes futuras.
  • Solicitar minicréditos para entretenimiento o diversión, sin tener una idea clara de cuando se pagará puede ser también, una muy mala idea, si lo volvemos una costumbre puede ser aún peor, la idea de los minicréditos es que sean una opción por una falta de liquidez para asuntos importantes, mejor aún si es para realizar algún tipo de inversión que permita pagar tal compromiso de manera rápida, pero la adquisición de un microcrédito para gastos innecesarios puede desorganizar por completo nuestro presupuesto u organización financiera, llevándonos a tener serias deudas y una reputación de personas morosas.

 

Cuando recurrir a un mini créditoAhora bien, si tus razones para un microcrédito son las correctas y ya has analizado bien tu situación, llegando a la conclusión de que, en definitiva, deseas realizar tal solicitud, es importante que leas información como esta http://www.consumoteca.com/economia-familiar/consejos-a-la-hora-de-contratar-un-credito-rapido/ asimismo, puedes procesar tu solicitud vía internet, como ya hacen muchas personas en la actualidad, para evitarse tediosas horas en una oficina perdiendo tiempo en solicitudes, en ocasiones finalmente negadas.

Finalmente, si has adquirido un minicrédito, ten presente que, debes organizarte para cumplir fielmente con las condiciones de pago, el objetivo es que tu reputación financiera no se vea afectada, por lo tanto, ten una conversación familiar para que planifiquen adecuadamente los pagos de todas las facturas y el préstamo adquirido.  Lo ideal es que  libres tus deudas lo más pronto posible, con el fin de que puedas acceder a la opción de solicitar nuevamente un minicrédito cuando no tengas otras alternativas y sea verdaderamente necesario.